La comarca, sumida en la recogida de sus olivos, ofrece un sinfín de experiencias con el aceite como protagonista.

Si hay un producto que nos define es el aceite de oliva. Este oro líquido que emana de nuestros olivos es, por méritos propios, el gran elemento indispensable de nuestras cocinas. Ya sea para disfrutar de una gastronomía tradicional o de vanguardia, el aceite de oliva es fundamental para la mayoría de elaboraciones.

Y, cuna de los mejores alimentos del mundo, Rioja Alavesa cuenta también con uno de los mejores aceites de oliva del planeta: el de la variedad autóctona Arróniz. En noviembre empezó su recolecta, que se completará a finales de este mes. Poder saborear los primeros extractos de esta oliva es todo un placer para los sentidos, y hacerlo sentados en la mesa de alguno de los múltiples establecimientos de la comarca es todo un deleite para el paladar.

Wine Oil Spa Villa de Laguardia

¿Sabías que hay 300 hectáreas dedicadas al cultivo de los olivos? Además, a principios de los 90 su producción era muy escasa. Sin embargo, en estos momentos la producción ha aumentado y ofrece una calidad excelente. Tanto es así, que los expertos oleícolas lo consideran una joya gastronómica ideal para acompañar a los vinos que se elaboran en la comarca. Pero en Rioja Alavesa no solo se puede sentir el aceite de oliva en la mesa, sino que también se pueden disfrutar de experiencias únicas, como masajes relajantes donde la oliva se convierte en protagonista.

De la mano de la Ruta del Vino de Rioja Alavesa y su web Visit Rioja Alavesa, existen una infinidad de planes que disfrutar relacionados con el aceite. Con “Pasión por los orígenes” se puede disfrutar de una visita a una bodega museo, el túnel de los sentidos y catar 4 vinos y el aceite mágico de la comarca. En “Oleoturismo en tierra de vinos” se puede descubrir un olivar centenario, el trujal tradicional y moderno de Lanciego, y finalizar con la cata de diferentes aceites y pintxos elaborados. En la experiencia “Visita, almuerza, juega y aprende con el bodeguero” se puede disfrutar de una visita a bodega, almuerzo cata de vino y aceite de oliva. Y, para conocer los placeres relajantes del aceite, nada mejor que “Relax y gastronomía”, donde el aceite de oliva adquiere un carácter único.

Y es que no hay excusas para no disfrutar de los mejores aceites de oliva de la variedad autóctona Arróniz en Rioja Alavesa a través de sus múltiples planes y diversas ofertas gastronómicas de la región. ¿Qué más se puede pedir?

Olivos y viñas en Rioja Alavesa

Entradas recientes