La tradición vitivinícola de Rioja Alavesa ha dejado imborrables huellas en nuestro territorio. En esta ocasión nos adentramos en las profundidades de la tierra para descubrir galerías excavadas hace siglos donde se guardaba el mayor de los tesoros, el vino. Los calados ocultaron durante años los mejores vinos de la comarca. Se trata de cuevas subterráneas situadas en las entrañas de la tierra y cuya principal función es la correcta conservación del vino gracias a una temperatura constante y la humedad por encima del 85%. Alejadas del turismo de la calle, con un silencio sepulcral y una oscuridad absoluta se convierten en el entorno ideal para que el vino repose hasta que esté listo para dar a conocer su sabor.

Son muchos los calados que encontramos en Rioja Alavesa y a los que podemos acercarnos para conocer su historia. Bodegas, bares, restaurantes y hoteles de la zona nos descubren su secreto mejor guardado. Estos son tan solo una pincelada de las galerías subterráneas:

Calado en Rioja Alavesa

GÓMEZ DE SEGURA en Laguardia

Esta antigua bodega de 1948 guarda en su interior un calado de hasta 7 metros de profundidad, su temperatura se mantiene constante en 14º permitiendo la óptima conservación del vino. Conocer las más curiosas costumbres vitivinícolas a través de los calados, entender la historia del vino y degustar su sabor en un lugar inigualable.

HEREDAD DE ADUNA en Samaniego

En la localidad de Samaniego encontramos un pequeño calado subterráneo del siglo XVI que cuenta con 3 lagos de hormigón. Lo descubrimos en la bodega Heredad de Aduna, un negocio familiar que ha mantenido la tradición de los calados. Conoce más a través de la experiencia Bodeguero de ayer y de hoy.

Calado en Rioja Alavesa
BODEGA MAYOR DE MIGUELOA en Laguardia

A 10 metros de profundidad encontramos otro de los calados de la Villa de Laguardia. La bodega Mayor de Migueloa nos invita a conocer las entrañas vinícolas de un palacio junto a una exquisita comida y la degustación de sus vinos

BAR HIRUKO en Laguardia

Irse de pintxos y conocer una reliquia histórica. Esta es la alternativa que nos ofrece el bar Hiruko para conocer uno de los calados situados en plena Plaza Mayor de Laguardia.

BODEGAS CARLOS SAMPEDRO en Laguardia

En Bodegas Carlos Sampedro encontramos uno de los calados que más tiempo lleva ejerciendo su función. La galería se creó hace más de 600 años y se emplea como bodega ininterrumpidamente desde hace más de 300.

GONTÉS en Labastida

En Labastida encontramos una red de túneles con calados. La bodega familiar Gontés esconde bajo sus entrañas 8 calados, dos del siglo XIV y seis del siglo XIII. Sumérgete en Labastida Subterránea  y conoce una red de túneles en los que descubrir la verdadera historia del vino-.

Calado en Rioja Alavesa

Estos son solo algunos de los calados que esconden las profundidades de Rioja Alavesa, ¿te animas a conocerlos?